InternacionalNoticiasRecientes

De la muerte de periodista sueca, nace beca que apoya a comunicadoras de todo el mundo | TDI Colombia

JOHANNESBURGO  – Kim Wall no tenía miedo. La profesional independiente de 30 años informó desde algunos de los lugares más difíciles del mundo, desde Haití hasta Uganda, pasando por Corea del Norte, y centró su atención en la identidad, el género y la justicia social.  

Incluso una vez, literalmente, entrevistó a un vampiro; o más bien, a un anticuario con sede en Atlanta que bebe la sangre de voluntarios.  

Pero esta ciudadana sueca fue asesinada en 2017 en lo que parecía una asignación inofensiva: entrevistar al inventor de un submarino casero, a solo unos kilómetros de la casa de su infancia.  

En los últimos años, voces como la de ella, poderosas, atrevidas y femeninas, están siendo amenazadas en los medios de todo el mundo. El acoso en línea a las mujeres está aumentando, dicen los expertos. Y la contracción de los equipos de redacción significa que hay menos oportunidades para las mujeres en un campo ya de por sí competitivo en el que, tanto como periodistas como protagonistas de historias, están en minoría.

Es un problema muy real, y uno que con la pandemia de coronavirus parece estar acelerándose, dice Nadine Hoffman, subdirectora de la Fundación Internacional para Mujeres en Periodismo (IWMF, por sus siglas en inglés).  

Una de las formas en que la fundación está luchando es potenciando las voces de mujeres periodistas audaces a través de ayudas económicas y subvenciones, incluida una a nombre de Wall. 

«Los periodistas que apoyamos cubren todo tipo de historias», dijo Hoffman. «Somos una organización que apoya la diversidad de voces. No estamos aquí para financiar informes que tratan específicamente sobre cuestiones de mujeres o sobre género específicamente. A menudo, sin embargo, los informes que apoyamos incluyen de manera destacada historias de mujeres, y experiencias de voces femeninas».

«Creo que cada historia que ayudamos a contar es de alguna manera una historia de mujeres, porque las mujeres constituyen la mitad de la población», agregó. 

Bongani Siziba, fotoperiodista y donante del Fondo Conmemorativo de Kim Wall.

Entre los últimos beneficiarios de la subvención se encuentra la vídeoperiodista nacida en Zimbabue Bongani Siziba, quien habló con la Voz de América desde su base en Johannesburgo.  

«A mí me interesan más las historias que apenas llegan a los medios de comunicación, especialmente las historias de las niñas, las historias de interés humano», dijo Siziba, quien dijo que financió sus estudios de periodismo vendiendo dulces en las calles de Johannesburgo. . «Y recientemente me gustaron las historias culturales». 

Ese es el enfoque de su proyecto de subvención: una mirada más profunda a la artista sudafricana Esther Mahlangu, cuyas pinturas culturales a gran escala han cautivado la escena artística internacional.

Estas son historias que necesitan contarse, dijo Siziba. Porque mujeres como Mahlangu son multifacéticas: de hecho, las enormes y coloridas obras de arte geométricas de la artista de 85 años son sólo parte del trabajo de su vida. También dirige una escuela para jóvenes artistas en su casa en una zona rural de Sudáfrica, y les enseña cómo desenvolverse en la vida en una sociedad con altos índices de violencia contra las mujeres.

Esta historia es importante, dice Siziba. Pero en estos tiempos difíciles, no puede venderla.  

«Dos semanas después de que comenzara el confinamiento, recibí una carta de una de las agencias de noticias para las que trabajaba como periodista independiente. Mi contrato fue rescindido», dijo. Unas semanas después, perdió otro contrato y se quedó sin ninguna fuente de ingresos. 

«Tuve que confiar en salir a hacer una historia y no saber a quién venderé el reportaje. Así que ha sido muy duro y todavía seguimos, no sé cómo. Pero el COVID-19 ha cambiado totalmente todo, especialmente en el espacio de los medios. Para nosotras, las mujeres, ha sido difícil «, dijo Siziba. 

Siziba fue una de las tres mujeres que recibieron las subvenciones del Fondo conmemorativo de Kim Wall en 2021. La reportera italiana Stefania D’Ignoti, que cubre la migración, y Bhavya Dore, de Mumbai, también recibieron fondos para su trabajo.

Problema global 

La coacción económica relacionada con la pandemia es reciente, pero las barreras que enfrentan las mujeres en el periodismo son antiguas. Consideren, dicen Hoffman y su colega, Charlotte Fox, la reacción de los medios de comunicación ante la muerte de Wall. Su asesino está cumpliendo cadena perpetua por asesinato, agresión sexual y profanación de un cuerpo. 

«Quiero decir, se subió a un submarino para tener una entrevista con un constructor de submarinos y la gente actuó como si hubiera hecho algo completamente inapropiado como una reportera solitaria que iba a reunirse con su fuente», dijo Fox.

Citó un podcast en el que los presentadores expresaron su incredulidad de que Wall aceptara la asignación. «En realidad se estaban riendo de que una mujer se subiera a un submarino para entrevistar a este tipo, y de que no debería haber hecho eso y que todo se pudo haber evitado”, agregó Hoffman.

Esta narrativa de culpabilización de las víctimas, dijo Fox, se puede explicar en una palabra: misoginia.

El acoso en línea, el nuevo frente de batalla para las mujeres periodistas

El periodismo digital ha abierto muchas puertas que han fortalecido la libertad de expresión. Pero con lo positivo, han llegado también el acoso, las amenazas, la difamación y la intimidación, especialmente de las mujeres periodistas.

Si bien la fundación ha documentado una serie de reveses sufridos por mujeres periodistas en todo el mundo, otra tendencia es particularmente preocupante. La retórica de misoginia en línea parece estar aumentando, especialmente a medida que más personas mueven sus vidas a la internet bajo las restricciones pandémicas.

«Hemos visto un repunte en la retórica de misoginia y anti-mujeres en los espacios en línea, ya que nuestras vidas básicamente han migrado por completo a esos espacios», dijo Hoffman a la VOA. «Y especialmente en los EE. UU., Por ejemplo, alrededor de las elecciones del año pasado, creo que la retórica sobre, ya sabes, mujeres periodistas, en particular la retórica que vino del entonces presidente Trump hacia las mujeres que, por ejemplo, cubrían su administración, era completamente condenable».

Trump tuvo y mantiene una relación tensa con los medios que hacen preguntas difíciles. En su último año en el cargo, le dijo a un reportero de PBS Newshour «Sea amable. No amenace», cuando ella hizo una pregunta inquisitiva, y le dijo a un reportero de CBS News que tenía un «tono desagradable».

Esta retórica anti-prensa de los líderes mundiales se amplifica en línea. Un informe reciente sobre el intenso acoso contra Maria Ressa en Filipinas encontró que los ataques en línea aumentaron y se hicieron eco de los comentarios del presidente Rodrigo Duterte sobre la galardonada periodista y su medio, Rappler.

Grupos como IWMF están tratando de revertir esa tendencia apoyando a las mujeres periodistas. 

“Tenemos la esperanza de que ahora estamos entrando en una nueva área donde habrá respeto, y que ante esta violencia en línea, podamos ponernos de pie y decir: ‘Esto no es aceptable y esto tiene que terminar’”, dijo Hoffman.

Este informe se ha actualizado para incluir detalles del resultado del juicio por el asesinato de Kim Wall. 

(function(d, s, id) {
var js, fjs = d.getElementsByTagName(s)[0];
if (d.getElementById(id)) {return;}
js = d.createElement(s); js.id = id;
js.src = «https://connect.facebook.net/es_LA/all.js#xfbml=1&version=v4.0»;
fjs.parentNode.insertBefore(js, fjs);
}(document, «script», «facebook-jssdk»));

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
A %d blogueros les gusta esto: